decorational arrow Vivir con obesidad | 5 min. tiempo de lectura

Mi viaje con la obesidad: desde refugiarme en la comida hasta ser modelo de talla grande

“Tenía 28 años y pesaba 180 kilos. Estaba casada y era madre de dos maravillosos niños pequeños. Tenía muchas cosas para ser feliz en mi vida, pero me sentía muy deprimida”. No quería hablar sobre eso. No quería reconocer mi problema de peso. Las personas me preguntaban: "¿Cómo llegaste a este peso? ¿Cómo llegaste a pesar 180 kilos?" - Vicki Mooney

Aumentar de peso en la niñez

“Es muy difícil hablar sobre mi vida, porque tengo que abrir una parte de mí misma, una parte que la mayoría de las personas no querría revelar o no podría ser capaz de hacerlo.

En mi niñez, sufrí muchas situaciones difíciles. Mi padre era alcohólico y maltrataba físicamente a mi madre. Y cuando no golpeaba a mi mamá, me golpeaba a mí. Era una niña muy perdida, con dificultades. También fui abusada sexualmente.

Así que me refugiaba en la comida. Para lidiar con el trauma, comía una barra de chocolate. Iba a mi habitación y, a pesar de que estaba atravesando esas emociones, sentimientos y dolor, comía mi barra de chocolate y sentía un poco de consuelo”, afirma.

También estaba aumentando de peso y preguntándome lo que realmente estaba sucediendo conmigo. Mis hermanos eran delgados y atléticos, y todos comíamos el mismo desayuno, la misma cena y los mismos refrigerios. Lo único que hice diferente fue comer chocolate para intentar sentirme mejor.

Woman in a black shirt with facial expression of being proud of herself, looking into space on the background of the blur vision of the sea and seashore

“Creo que muchas personas dirían: Bueno, comiste chocolate y engordaste. Pero no es tan simple”.

-Vicki Mooney

Llegar a la cirugía

Volvamos a mi vida como una madre de 28 años de edad, con 180 kilos y mucha grasa abdominal...

Por la mañana, me despertaba y sentía un tirón en un músculo de mi costado mientras giraba en la cama. Entonces, intentaba levantar mi estómago mientras giraba. Y pensaba: ¿Tengo la ropa interior que me hará ver un poco más decente? O pensaba: Los médicos quieren medirme y observar los pliegues de la piel y las infecciones.

En la ducha, tuve que quitar la puerta del cubículo porque no podía entrar. Luego levantaba todos los pliegues de la piel y limpiaba la infección, para mejorar su apariencia y quitar el olor.

 “Fui a mi médico y, afortunadamente, me realizaron una cirugía bariátrica. Perdí más de 90 kilos, que era la mitad de mi peso. Fue lo mejor que me pasó, pensé: Dios mío, tengo una vida ahora”.

Cuando perdí peso, me convertí en la primera modelo de talla grande en Irlanda y escribí un libro sobre cómo empoderar a las mujeres para que se sientan bien consigo mismas. Porque al final del día, independientemente del tamaño que uno tenga, merece levantarse por la mañana, mirarse en el espejo y sentirse bien uno misma. Merece usar ropa que se adecue a usted.

Red-headed mum and two children looking through the board-side of a ship; blue sea,  seashore

Mi vida hoy

Han pasado 13 años desde la cirugía. Todavía tengo obesidad y he subido 25 kilos. Voy mucho al gimnasio y como de forma saludable porque la cirugía implica que solo puedo comer porciones muy pequeñas de alimentos. La mayor parte de mi dieta contiene frutas, frutos secos, verduras y alimentos con alto contenido de proteínas. Medito por la mañana y practico yoga. Estoy bastante saludable.

Así que lo veo de esta manera: usted se ha golpeado demasiado, se ha odiado y se ha permitido decirse cosas que no permitiría que otros le dijeran. El cambio debe comenzar por amarse a usted mismo. Debe comenzar a quererse, independientemente de su tamaño o peso. Cuando se tiene una mentalidad positiva, puede comenzar a hacer los pequeños cambios en la vida para abordar la enfermedad de la obesidad y comenzar a sentirse mucho mejor.

Artículos relacionados

Hablemos: 10 preguntas para hacerle a su médico
decorational arrow Consejos | 5 min. tiempo de lectura

Hablemos: 10 preguntas para hacerle a su médico

Estas diez preguntas pueden ayudar a iniciar un diálogo y dar los primeros pasos para comprender qué opciones de tratamiento para el control del peso están disponibles.