decorational arrow Sueño | 3 min. tiempo de lectura

Dormir bien lo ayuda a comer bien

Dormir muy poco puede alterar el equilibrio de nuestras hormonas. Esto puede llevarnos a comer más y aumentar de peso. Es por eso que dormir lo suficiente puede ayudarlo a resistirse a la tentadora comida.

El sueño tiene un impacto importante en nuestra salud y calidad de vida. Necesitamos entre siete y nueve horas de buen sueño todas las noches para que nuestro cuerpo y cerebro descansen y se recuperen. Menos que eso podría perjudicar nuestra capacidad de concentrarnos, nuestro sistema inmunitario podría debilitarse y terminamos comiendo más y, generalmente, alimentos menos saludables, de lo que necesitamos.

Woman wearing glasses and grey sweater sitting on the floor and yawning; bright stream sunlight coming through the window

Hasta 300 calorías

más por día consumen las personas que duermen poco, es decir, quienes duermen menos de siete horas por noche.

-St-Onge MP et al., Short sleep duration increases energy intakes but does not change energy expenditure in normal-weight individuals

Un estudio científico ha demostrado que las personas que duermen poco (quienes duermen menos de siete horas por día) tienden a consumir 300 calorías más por día que las personas que duermen lo suficiente. Esto se debe a que se sienten atraídos por los alimentos con niveles más altos de grasas saturadas, como la comida rápida, el queso y las carnes procesadas. Durante un período prolongado este aumento diario en las calorías es suficiente para elevar el riesgo de obesidad.

Cómo dormir mal afecta el apetito

Algunas de las diferencias entre las personas bien descansadas y las personas con falta de sueño pueden verse en los niveles hormonales de sus cuerpos. Las hormonas actúan como mensajeros y ayudan a regular muchas de nuestras funciones corporales, incluido nuestro apetito. Los científicos descubrieron que las personas que tienen menos de cinco horas de sueño por noche muestran niveles aumentados de la hormona ghrelina y niveles reducidos de la hormona leptina.

A la ghrelina se la conoce como “la hormona del hambre” y aumenta nuestro apetito diciéndole a nuestro cerebro que es hora de comer. Por otra parte, la leptina nos hace dejar de comer diciéndole a nuestro cerebro que estamos satisfechos. Debido al cambio en los niveles de estas dos hormonas, experimentamos un aumento del hambre y del apetito. Esto puede provocar un aumento de peso.

El mismo cambio hormonal puede ocurrir si se altera el reloj biológico. Esto puede suceder si no mantiene un patrón de sueño regular, si trabaja durante la noche o si está expuesto a la luz durante la noche. Las investigaciones han demostrado que estos factores también pueden hacer que las personas tengan un mayor riesgo de desarrollar obesidad.

Woman in the blue blouse in the white covers, lying on the bed and smiling

Pasos simples para dormir mejor

Los buenos hábitos de sueño nos pueden ayudan a tomar decisiones saludables y a mejorar nuestra capacidad de resistirnos a los alimentos tentadores. Algunos pasos simples son tener un horario regular para irse a dormir y despertarse, y tener al menos siete horas de sueño todas las noches. Para obtener más información, consulte nuestra lista completa de consejos en la sección Soporte y herramientas.

Referencias
  • Taheri S, Lin L, Austin D, Young T & Mignot E. Short sleep duration is associated with reduced Leptin, elevated ghrelin, and increased body mass index. Plos Med 2004; 1(3):62.
  • Spaeth, A. M. & Dinges DF. Sleep and Obesity. En: Thomas A. Wadden & George A Bray (eds.). Handbook of Obesity Treatment New York: Guilford Press 2018.
  • Youngstedt SD et al. Objective measures of sleep quality have not declined over the last 50 years. Sleep Medicine Reviews 2016; 28:69-85.
  • Ong J, Chirinos D & Yap B. Relationship Between Sleep Health and Your Weight: https://www.obesityaction.org/community/article-library/the-relationship-between-sleep-health-and-your-weight/ [Consultado en mayo de 2019].
  • St-Onge MP et al. Short sleep duration increases energy intakes but does not change energy expenditure in normal-weight individuals. Am J Clin Nutr 2011; 94:410-416.
  • Harvard T.H. Chan School of Public Health. The Nutrition Source: https://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/what-should-you-eat/fats-and-cholesterol/types-of-fat/#ref12, [Consultado en junio de 2019].
  • Markwald RR et al. Proc Natl Acad Sci USA 2013; 110:5695–700.

Artículos relacionados