Go to the page content

Bajar de peso después del confinamiento por la COVID-19: ¿y si las respuestas no están donde has estado buscándolas?

Muchos de nosotros hemos subido de peso durante el confinamiento por la COVID-19 porque estábamos viviendo tiempos difíciles y teníamos la nevera cerca. Si ya tenías exceso de peso y terminaste con algunos kilos de más después del confinamiento, ¿probarás otra dieta, te inscribirás en un gimnasio o considerarás contactar con tu médico?

El conocimiento es poder:
ve el problema por lo que es

¿Sabías que la obesidad es una enfermedad crónica? De verdad. Resulta que la hemos entendido bastante mal durante mucho tiempo.

La narrativa cultural ha mantenido durante mucho tiempo que el peso puede controlarse simplemente al equilibrar las “calorías consumidas” y las “calorías gastadas”. Entonces, si aumentas de peso porque consumes muchas calorías, simplemente tienes que dejar de hacerlo y bajarás de peso.

No supongamos que el control del peso es simple.

Resulta que las cosas no son tan simples. ¿Por qué? Porque el peso no es un comportamiento. Y por ende, ¡no puedes controlar tu peso directamente!

¿Pero qué indignante, eh? Veamos un ejemplo. Si te pidiera que comas 3 piezas de fruta hoy, podrías hacerlo (siempre que tengas la posibilidad).

Si te pidiera que camines 30 minutos entre las 8 a. m. y las 9 p. m., probablemente también podrías hacerlo. Pero si te pidiera que aumentases 0,3 kg en las próximas 6 horas, espera, mejor que sean 5,5 kg, no podrías.

Calcule su IMC

cm
ft
in
kg
st
lb

Su IMC es

__

Su clasificación de peso:

__

@




A link with your BMI result has been sent to the email address.
An error has occured. The email wasn't sent.

El comportamiento es simple. El peso no lo es.

Tienes mucho control (insisto, dentro de límites) sobre lo que comes y cómo haces ejercicio. Pero debido a que el peso no es un comportamiento, nuestra capacidad de alterar el peso como si fuera un dial en un termostato es muy baja.

Asimismo, nuestros genes tienen mucho que ver. Se ha estimado que alrededor del 40 % al 70 % de la probabilidad que una persona tiene de desarrollar obesidad se debe a los genes. Además, existe una asociación entre tu entorno social y tu peso.

Sin mencionar que nuestra sociedad se ha desarrollado de manera tal que es fácil acceder a alimentos con alto contenido calórico y bajo contenido nutricional y las oportunidades para hacer actividad física son difíciles.

En otras palabras, independientemente de cómo lo mires, la evidencia científica respalda claramente el hecho de que el peso no es una cuestión de elección y voluntad, sino el resultado de factores genéticos, biológicos, socioculturales y psicológicos complejos.

 “Se ha estimado que alrededor del 40 % al 70 % de la probabilidad que una persona tiene de desarrollar obesidad se debe a los genes”.

-Dr. Michael Vallis

Entonces, ¿qué hace que la obesidad sea una afección médica?

No la cantidad de kilos en la balanza, sino el impacto del exceso de células grasas en la salud, la capacidad de funcionar y la calidad de vida. Las células grasas no son pasivas. No están ahí sin hacer nada.

Los adipocitos secretan hormonas y péptidos que, cuando se encuentran cerca del corazón, el hígado, el páncreas, etc. (tejido adiposo intraabdominal), pueden causar enfermedades.

Demos un paso más allá. Es fundamental comprender que el cuerpo defiende, sí, defiende, ¡su peso más alto! Nuestros cuerpos tienen respuestas instintivas básicas para enfrentar situaciones. Veamos algunos ejemplos.

Dado que el calor excesivo nos pone en riesgo de sufrir daño cerebral, comenzamos a transpirar automáticamente para bajar la temperatura corporal. Otro ejemplo: El frío excesivo no es bueno para nosotros, puede dañarnos. Por eso cuando hace frío, comenzamos a tiritar automáticamente para volver a aumentar la temperatura corporal. Hasta ahora, los ejemplos son entendibles.

De manera similar, el cuerpo se ha desarrollado para resistir la pérdida de peso. En el pasado, cuando los alimentos no se encontraban fácilmente, a menudo corríamos el riesgo de morir de hambre. Cuando bajamos de peso, nuestros mecanismos intrínsecos se reactivan. En lugar de temblar o sudar, nuestro cerebro aumenta el hambre, inhibe la saciedad y ralentiza el metabolismo. Esos mismos mecanismos que preservan la vida continúan activos entre bastidores hoy.

“En algún momento entre los 3 y 6 meses, la pérdida de peso se detiene y se estanca. Aquí entra en juego la biología. Llamarle fracaso es demasiado simplista”.

-Dr. Michael Vallis

Ese momento conocido en el que la biología toma el control

Existe una curva de pérdida de peso predecible que casi todos conocen. Al principio del proceso de pérdida de peso, el peso baja sin problema. Luego, en algún momento entre los 3 y 6 meses, la pérdida de peso se detiene y se estanca. Aquí entra en juego la biología. Llamarle fracaso es demasiado simplista.

Entonces, ¿por qué te digo esto? Porque cuando las personas siguen el modelo de energía que ingresa/energía que sale, sus objetivos y expectativas se basan en eso.

Una persona convencida de que tiene que pensar así, podría ponerse como objetivo bajar 0,5 kg por semana. 5 semanas: 2,5 kg. 10 semanas: 5 kg. 30 semanas: 15 kg. ¡Espectacular! ¿Dónde hay que firmar? Desafortunadamente, las posibilidades de que esto suceda son muy escasas. Porque tu cuerpo tiene otros planes para ti y no puedes engañar a la madre naturaleza.

Cómo la mentalidad de “comer menos, moverse más” realmente nos daña

Existe un gran problema con la mentalidad generalizada de “comer menos, moverse más”. Cuando las personas atraviesan las etapas predecibles de la pérdida de peso, el éxito inicial seguido de la inevitable interrupción de la pérdida de peso, siempre se culpan a sí mismas.

Eso prepara a las personas para una secuencia poco productiva de eventos. Si hay algo que sabemos sobre las personas que viven con obesidad, es que hacen grandes esfuerzos para bajar de peso en repetidas ocasiones. Pero con el tiempo, sus experiencias tienden a verse así: intento y fracaso; intento y fracaso; intento y fracaso. ¿Suena familiar?

“¡Este patrón de intento y fracaso las lleva a rendirse! Esto se denomina “indefensión aprendida” y es un estado psicológico muy peligroso”.

-Dr. Michael Vallis

Indefensión aprendida

Como psicólogo, cuando veo este patrón, me molesta mucho. ¿Por qué? ¡Porque este patrón de intento y fracaso lleva a las personas a darse por vencidas! Esto se denomina “indefensión aprendida” y es un estado psicológico muy peligroso. Se parece a la depresión. Interfiere con la mayoría de los aspectos de la vida de una persona. Y debilita la autoestima de una persona.

Recientemente, se han realizado varios estudios con el objetivo de comprender cómo mejorar la atención de las personas que viven con obesidad. Lo que estamos aprendiendo es que las personas que viven con obesidad, en realidad, no ven a los médicos como fuentes de apoyo, sino que piensan que el control del peso depende de ellos y que solo necesitan concentrarse más en la dieta y el ejercicio. Los médicos creen que pueden ayudar, pero también creen que la dieta y el ejercicio son la única manera de hacerlo.

Es hora de cambiar la narrativa

He estado trabajando con personas que tienen obesidad desde finales de los 70. He visto una y otra vez lo increíblemente irritante que es para las personas con obesidad cuando alguien se les acerca y les dice: “solo tienes que comer menos y hacer más ejercicio”.

Pareciera que esperan que la persona con obesidad les responda, “¿en serio? Vaya, nadie me lo había dicho. No tenía idea de que comer menos y hacer más ejercicio me ayudaría”.

El haber escuchado esta historia tantas veces como para recordarla, me dice que tenemos el guión equivocado. Es hora de cambiar la narrativa de lo que significa la obesidad, cómo se desarrolla y cómo se trata.

Cuando alguien me pide que explique por qué los índices de obesidad están aumentando, mi respuesta es, “porque el cerebro humano ya no está adaptado al entorno en el que vive”. No hay nada de malo en la persona ni en el cerebro. Pero en combinación con el medio ambiente, pueden surgir problemas.

¿Qué pasaría si cambiaras la narrativa de que la obesidad es cuestión de comer menos y moverse más, lo que te convierte en un fracasado?

Por cierto, cuando uno se siente un fracasado y se rinde, deja de cuidarse a sí mismo.

“Es hora de cambiar la narrativa de lo que significa la obesidad, cómo se desarrolla y cómo se trata”.

-Dr. Michael Vallis

Entonces, ¿cuál es la alternativa? Permíteme contarte algo.

¿Qué pasaría si la obesidad fuera una afección médica crónica que deriva de problemas genéticos, ambientales, biológicos (especialmente de la biología cerebral), sociales y psicológicos que se amplifican en el contexto del entorno moderno de alimentos ultraprocesados, vidas sobrecargadas, con poco tiempo para el cuidado personal?

¿Qué pasaría si, a pesar de todos tus esfuerzos anteriores, nunca has recibido tratamiento para esta afección? Hasta el momento, nadie ha abordado tu atención desde nuestra perspectiva actual. Los intentos anteriores se han centrado en la perspectiva de comer menos y moverse más.

Si pudieras hacer este cambio, me pregunto qué pasaría. 

Esperanza

Esta es mi visión: Creo que este cambio tiene el potencial de reintroducir una esperanza realista en el control de la obesidad y ser una vía para aumentar el autoestima.

“Este cambio tiene el potencial de reintroducir una esperanza realista en el control de la obesidad y ser una vía para aumentar la autoestima”.

-Dr. Michael Vallis

Mi preocupación es que las personas que viven con obesidad se culpen a sí mismas (de hecho, sabemos que lo hacen, se denomina “prejuicios interiorizados sobre la obesidad”) y no vean a los médicos como alguien que puede ayudarles.

Sin embargo, si abordamos la obesidad de manera similar a cualquier otra enfermedad crónica, podemos marcar la diferencia. Los médicos pueden usar las habilidades que han aprendido al brindar apoyo a personas con otras afecciones crónicas para ayudar a quienes viven con obesidad. Al fin y al cabo, el control de la obesidad se basa en enfoques de tratamiento que mejoren la salud, la función y la calidad de vida y no de la cantidad de peso que una persona puede bajar.

Me pregunto si estarías dispuesto a buscar ayuda para tu afección.

Referencias
  • Bray GA, Kim KK, Wilding JPH, World Obesity Federation. Obesity: a chronic relapsing progressive disease process. A position statement of the World Obesity Federation. Obes Rev Off J Int Assoc Study Obes. 2017; 18(7):715–23.
  • AMA resolutions. Junio de 2012.
  • Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. Guidance for Industry Developing Products for Weight Management 2007;
  • Canadian Obesity Network.
  • EASO: Declaración de Milán 2015: una llamada a la acción para combatir la obesidad;
  • RCP (Reino Unido). El RCP exige que la obesidad se reconozca como una enfermedad. https://www.rcplondon.ac.uk/news/rcp-calls-obesity-be-recognised-disease.
  • Mechanick JI, Hurley DL, Garvey WT. Adipposity-based chronic disease as a new diagnostic term: the American Association of Clinical Endocrinoligy and American College of Endocrinology Position Statement. Endocr Pract Off J Am Coll Endocrinol Am Assoc Clin Endocrinol. Marzo de 2017; 23(3):372–8.
  • Waalen J. The genetics of human obesity. Translational Research 2014; 164(4):293-301.
  • Kaprio J, Eriksson J, Lehtovirta M, Koskenvuo M, Tuomilehto J. Heritability of leptin levels and the shared genetic effects on body mass index and leptin in adult Finnish twins. IntJObesRelatMetabDisord enero de 2001; 251132-7. 2001; 25(1):132-7.
  • Freedhoff Y; S AM. Best Weight: a Practical Guide to Office-Based Obesity Management. Canadian Obesity Network; 2010.
  • Sharma AM, Bélanger A, Carson V, Krah J, Langlois M-F, Lawlor D, et al. Perceptions of barriers to effective obesity management in Canada: Results from the ACTION study. Clin Obes. Octubre de 2019; 9(5):e12329.
  • Caterson ID, Alfadda AA, Auerbach P, et al. Gaps to bridge: misalignment between perception, reality and actions in obesity. Diabetes Obes Metab. 2019; 1–11.
  • Vallis M. Quality of life and psychological well-being in obesity management: improving the odds of success by managing distress. Int J Clin Pract. Marzo de 2016; 70(3):196–205.   

Artículos relacionados

Hablemos: 10 preguntas para hacerle a su médico
Consejos | 5 min. tiempo de lectura

Hablemos: 10 preguntas para hacerle a su médico

Estas diez preguntas pueden ayudar a iniciar un diálogo y dar los primeros pasos para comprender qué opciones de tratamiento para el control del peso están disponibles.

Asociarse con su médico y elaborar un plan
Consejos | 5 min. tiempo de lectura

Asociarse con su médico y elaborar un plan

La obesidad es una enfermedad compleja, pero el tratamiento no tiene que serlo. Los profesionales del cuidado de la salud capacitados cuentan con el conocimiento y las herramientas para crear un plan de tratamiento que funcione para usted.