Go to the page content
Psicología   Covid-19   Estilo de vida | 3 min. tiempo de lectura

Pasando página: de estar encerrados a un mundo libre de prejuicios por el peso

En 2020, todos tuvimos la oportunidad de experimentar el distanciamiento social. Lo practicamos día tras día, durante muchos meses consecutivos. No fue divertido. Algunas personas terminaron afectadas por la fiebre de la cabaña. Pero el distanciamiento social no es algo nuevo para todos. Las personas que viven con obesidad son realmente expertas en el distanciamiento social. A medida que volvemos a entrar al mundo como sociedad, me pregunto si podemos elegir que este mundo sea mejor para todos.

Por el Dr. Michael Vallis, agosto de 2020

Soy de Canadá, que en general es un lugar seguro y amigable. Más precisamente, soy del este de Canadá, que es conocido por ser un lugar amigable incluso para los estándares canadienses. Sin embargo, desde marzo hemos tenido la sensación de que no podemos confiar en nuestros vecinos y cuando nos encontramos con alguien que camina por el pasillo en el que estamos en el supermercado, lo percibimos como una amenaza.
                    
Quienes son nuevos en esto del distanciamiento social y el aumento general de una percepción de amenaza ansían volver a la normalidad. ¡Excepto que no se puede volver a la normalidad! Aún no acaba la primera ola y ya nos dicen que la segunda ola es un hecho y que se esperan más virus como este. Entonces, consideremos cómo sería una nueva normalidad. ¿Es posible que nuestra nueva normalidad pueda ser mejor que nuestra antigua normalidad?

Michael Vallis giving a speech.

“¿Es posible que nuestra nueva normalidad pueda ser mejor que nuestra antigua normalidad?”

-Dr. Michael Vallis

Las personas que viven con obesidad son realmente expertas en el distanciamiento social. El estigma y el prejuicio sobre la obesidad son de tal magnitud que las personas que viven con obesidad no se sienten seguras cerca de otras personas. Han desarrollado formas de evitar estar en lugares donde la probabilidad de sufrir prejuicios es alta.
                    
Comprar alimentos tarde por la noche para reducir las posibilidades de que alguien critique lo que hay en tu cesta, comprar ropa por internet para evitar probarse cosas en público, ver Netflix para evitar la vergüenza de los asientos fijos en las salas de cine. ¿Continúo?
                    
La percepción de amenaza naturalmente produce una emoción de ansiedad. Así está configurado el cerebro para sobrevivir. Las amenazas deben tratarse antes de que causen daño. Los seres humanos son seres sociales, por lo que nuestra respuesta ante la amenaza de peligro social (humillación, crítica) es igual a nuestra respuesta ante la amenaza de peligro físico.

“Los seres humanos son seres sociales, por lo que nuestra respuesta ante la amenaza de peligro social (humillación, crítica) es igual a nuestra respuesta ante la amenaza de peligro físico. La experiencia de vivir con obesidad en un mundo sesgado es equivalente a la experiencia de vivir con el riesgo de infección por COVID-19”.

-Dr. Michael Vallis

De este modo, la experiencia de vivir con obesidad en un mundo sesgado es equivalente a la experiencia de vivir con el riesgo de infección por COVID-19. Tal vez podemos establecer una comparación entre el aislamiento social durante la COVID-19 y el aislamiento social debido a la amenaza de prejuicio por algún beneficio.

Una consecuencia desafortunada de nuestro instinto de supervivencia social es que preferimos a las personas que son como nosotros. Y si algo sale mal en una relación, es más fácil adjudicárselo a cualquier diferencia entre las personas.

Por ejemplo, estamos comenzando a ver que en algunas circunstancias, existe un prejuicio contra las personas de origen asiático debido a la COVID-19. ¿Sabías que la gripe española no comenzó en España? Se le llamó gripe española porque España fue el primer país en reconocer su existencia. Claramente, es muy fácil crear prejuicios.

“Una consecuencia desafortunada de nuestro instinto de supervivencia social es que preferimos a las personas que son como nosotros”.

-Dr. Michael Vallis

El prejuicio nace de los aspectos instintivos del funcionamiento humano. Pero a medida que la humanidad evolucionó como especie, también nos alejamos del instinto de desarrollar funciones intelectuales y morales.
                    
De hecho, el cerebro es un órgano de desarrollo. Lo que quiero decir con esto es que al desarrollarse las nuevas estructuras cerebrales durante la evolución, las viejas estructuras cerebrales no dejaron de funcionar. Las nuevas funciones se desarrollan sobre los sistemas antiguos.
                    
En el campo de la psicología, este es un problema importante. Significa que en realidad tenemos dos sistemas psicológicos en funcionamiento. Las funciones instintivas primitivas y originales del cerebro se ubican en el mesencéfalo. Este sistema se basa principalmente en impulsos y emociones (“lo quiero; lo quiero todo; lo quiero ahora”). Luego, en la corteza prefrontal (la superficie del cerebro justo dentro de la frente) tenemos el sistema ejecutivo. Este es un sistema lógico e intelectual capaz de resolver problemas, reflexionar y retrasar la gratificación.

“El prejuicio nace de los aspectos instintivos del funcionamiento humano. Tenemos dos sistemas psicológicos en funcionamiento. La mayor parte del tiempo experimentamos tensión entre estos dos sistemas”.

-Dr. Michael Vallis

La mayor parte del tiempo experimentamos tensión entre estos dos sistemas. ¿Cómo te sientes? ¿Qué debes hacer? Ten en cuenta que las respuestas a estas preguntas no suelen ser las mismas. El sistema basado en las emociones quiere gratificación inmediata y piensa automáticamente (algo así como: “se parece a mí, está bien; no se parece a mí, es malo”). El sistema lógico busca principios y valores (algo así como: “no juzgues un libro por su portada; como humanos, todos somos iguales”).
                    
El aislamiento social será temporal; estamos comenzando el proceso de salir de nuestras casas. A medida que volvemos a entrar al mundo como sociedad, me pregunto si podemos elegir que este mundo sea diferente. El prejuicio es un problema que podemos abordar. El prejuicio contra los descendientes asiáticos es injustificado; la vida de las personas de color realmente importa y el prejuicio contra aquellos que viven en cuerpos más grandes es igualmente injustificado.
                    
Como psicólogo, a veces aliento a las personas a cambiar sus circunstancias cuando cambian su comportamiento. Por ejemplo, imagina que eres fumador y estás a punto de cambiar de trabajo. Si la persona está interesada en dejar el hábito de fumar, podría plantear la posibilidad de utilizar el nuevo trabajo como ayuda. Es decir, va al nuevo trabajo como una persona que no fuma. Diles a las personas de tu nuevo lugar de trabajo que no fumas y actúa como no fumador.

 

"A medida que volvemos a entrar al mundo como sociedad, me pregunto si podemos elegir que este mundo sea diferente. El prejuicio es un problema que podemos abordar".

-Dr. Michael Vallis

Esto ayuda porque permite nuevos hábitos y cambia la percepción de las personas sobre ti. La COVID-19 podría ser como un nuevo trabajo. Podemos regresar al mundo y comportarnos como si fuera un nuevo mundo. Esto es importante ahora mismo. Ser asiático no significa que causaste la COVID-19, ser una persona de color no significa que puedes recibir un trato diferente y vivir en un cuerpo con exceso de peso no es un signo de debilidad.

Exención de responsabilidad : los puntos de vista y las opiniones expresadas en este blog pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política ni la opinión oficial de cualquier otra agencia, organización, empleador o empresa.

Artículos relacionados

Hablemos: 10 preguntas para hacerle a su médico
Consejos | 5 min. tiempo de lectura

Hablemos: 10 preguntas para hacerle a su médico

Estas diez preguntas pueden ayudar a iniciar un diálogo y dar los primeros pasos para comprender qué opciones de tratamiento para el control del peso están disponibles.

Asociarse con su médico y elaborar un plan
Consejos | 5 min. tiempo de lectura

Asociarse con su médico y elaborar un plan

La obesidad es una enfermedad compleja, pero el tratamiento no tiene que serlo. Los profesionales del cuidado de la salud capacitados cuentan con el conocimiento y las herramientas para crear un plan de tratamiento que funcione para usted.